Cómo convertir un polígono industrial en piscina olímpica: en Santiago lo saben