Donde había agua, solo queda desierto: la sequía deja al 13% la cuenca del Segura