La apocalíptica tormenta de granizo revienta el morro de los aviones de Estambul