Caos y barro: una avalancha de lodo deja decenas de vehículos amontonados