Tierra cuarteada, orillas áridas y paisaje marrón: Galicia se está secando