No solo ha dejado fotones: la nieve consigue aliviar (un poco) el drama de la sequía