¿Te imaginas que este bicho-alien fuera tu mascota? En Japón es tendencia