Las nuevas fotolineras de Barcelona permiten vender la energía sobrante y cargar en días de lluvia