Descubierta una nueva e impresionante grieta de 350 kilómetros en la Antártida