El iceberg gigante A68, a la deriva: los científicos no saben bien hacia dónde se dirige