El fuego ha calcinado ya un 60% más de territorio que el año pasado