La lluvia y el barro dificultan el largo éxodo de los refugiados sirios