Comer langostinos sale carísimo... especialmente para nuestro planeta