El cementerio de neumáticos de Seseña, visto desde el aire