Las Islas Galápagos, un termómetro para medir el calentamiento global