El Mar Menor ya no es una sopa verde… de momento

La vegetación está recuperándose en las zonas más profundas

La acumulación de fango presenta un desafío para la regeneración, sobre todo en verano, pero se va reduciendo

Se ha conseguido estabilizar la ocupación hotelera, con un 81% las plazas ocupadas en julio

La entrada de nitratos a la laguna salada se ha reducido drásticamente: estamos por debajo de la tonelada diaria

El cambiazo del Mar Menor en solo un año: el antes y el después

Proliferan pepinos de mar y pequeñas caracolas

También vuelven las medusas, buenas para la recuperación de la laguna salada

La integridad ecológica está recuperándose, pero su equilibrio todavía se torna inestable

Pendientes del fenómeno Lucifer: la subida de la temperatura del mar podría desequilibrar el ecosistema de nuevo