La ONU alerta sobre el cambio climático: el 95% de la población mundial vive bajo una nube tóxica