Podemos abastecernos del cielo: asturianos hacen hoteles con agua de la atmósfera