Aunque no lo creas, comiendo fabada ayudas a frenar el cambio climático