Hace la fotosíntesis y le gusta lo podrido: el escatológico gusano recién descubierto