El acuerdo de París no asegura pasar de las palabras a los hechos