Una semana más de anticiclón y de boina de contaminación en Madrid