El calor retrasa la berrea en la Península