Nuevo método: el canto de los pájaros, otro modo de calcular el cambio climático