El curioso caso de la isla desierta convertida en el lugar más contaminado del mundo