También Francia lo están pasando mal por a contaminación: tiene la culpa de 48.000 muertes al año