Málaga y su fondo marino, en peligro por los vertidos fecales