De lluvias monzónicas a sequía: el hombre, culpable de que el Sáhara sea un desierto