Supervivencia a 50ºC: la ola de calor en Australia está acabando con la fauna