Si tienes antojo de pistachos, lo sentimos: este otoño te van a costar aún más caros