Una ciudad sin coches es posible: en la isla de Mackinac sólo puedes andar o ir en bici