La revolución eco de un chaval de 16 años: el plátano es... ¡el nuevo plástico!