La sequía ya se nota: los embalses tienen una cuarta parte menos de agua que hace un año