Más de 17 toneladas de plástico convierten una isla en la más contaminada del mundo