Pavor en una cala de Menorca: un remolino de viento de 20 metros de altura se lleva todo a su paso