¿Qué riesgos implica la nube tóxica?