La sequía en México deja al descubierto los restos de una iglesia del siglo XVI