De dinosaurio, pirata o esqueleto: el Halloween más canino