Si los 'veroños' largos continúan, el 80% de España puede convertirse en un desierto este siglo