Saca el paraguas en agosto: las lluvias se ceban con el litoral Mediterráneo