Bajan las temperaturas, aunque no habrá lluvia: los cielos se despejan para mañana