Decimos adiós a los chubascos mientras disfrutamos de un puente estable