Mucha paciencia: continúa el bochorno asfixiante en toda la península