El Sol brilla y calienta con temperaturas altas más estables