La cosa se pone fea en el Mediterráneo: varios días seguidos de tormentas y lluvias