El frente del Ártico toca tierra: caerá nieve a partir de los 600 metros