Bochorno y calima en el último día de la primera ola de calor del verano