La península, dividida en dos: lluvias intensas en el nordeste y temperaturas suaves en el resto