Guerra de fuerzas: un anticiclón europeo desplaza la borrasca del Mediterráneo y deja cielos despejados