El tiempo sigue con vaivenes: tras la nieve, los termómetros suben a los 20 grados